Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

lunes, 6 de julio de 2009

Calor y preferencias...

Los días pasan al vuelo y mis noches se arrastran, envueltas en calor, en camas vacías. Levantarme despacio, caminar prudente, sin luces, esforzarme por mantener los ojos cerrados, que escuecen a veces desde la operación porque ahora se hidratan menos, a tientas, beber. Doy muchas vueltas, de pie y en horizontal. Se me estropeó el ritmo del sueño hace más de un año y no quiero seguir la tradición química de mis ascendientes, así que resisto hasta que mi humor se resienta y no queden remedios...

A pesar de que me encanta la noche, a solas me asusta. Cuando tengo pensamientos enredados, temores entretenidos, recuerdos para llorar y planes por llegar. No hablo del miedo de los ruidos, que también. Hablo del que se produce a solas y nadie puede confortar ni transformar en sucesos racionales ni generar explicaciones lógicas. O levantarse a ver qué lo produjo. Yo paralizada, envuelta en la sábana y en mi propio miedo. El verdaderamente difícil de alejar porque nace ahí, sobre las cejas, y es fruto de tantas cosas que guardamos con egoísmo para nosotr#s sol#s.

No soy tratadista ni ensayista y tampoco experta en terrores nocturnos, así que dejo ahí el apunte, para su debida constancia y a los efectos oportunos.

El conejo enano salta en su enorme jaula, hace ruido, más que la música y el rumor del aire acondicionado, levanto la mirada del teclado y arqueo las cejas. Identifico el sonido, que piso al escribir y pienso que no hay por qué estar preocupada. Pero un poco lo estoy: existe un juego de llaves de esta casa en manos de algún desconocido que se las robó a mi descendiente y ya no sé si pensar que habrán sido tiradas en algún lugar obvio o bien aguardan pacientes a entrar con calma y todo el tiempo del mundo. Preferiría no estar dentro, la verdad...

2 comentarios:

  1. A mí me parece normal, como cuando tienes un accidente de coche y ves golpe en cada aproximación y se acelera el corazón en cada frenada. Y le dices al piloto eso de ..."no te pegues tanto".

    ¿Y un cerrajero?

    Tengo apneas nocturnas, a veces dos y otras veinte. Sólo hay una situación que me las quita. No dormir sola.

    Ei...pasará. Siempre lo hace. Y las cosas cambiarán, porque todo está en movimiento. Cuando menos te lo esperes.

    Besazo, de ya es martes.

    ResponderEliminar
  2. Estamos hablando de un segundo juego de llaves. A la primera ya pasó el cerrajero y no veas la alegría. Así que me arriesgo y paso miedos. Pasarán, claro que si.

    Sigue moviéndote, que las agujas de los relojes van más deprisa...

    Beso, apresurado.

    ResponderEliminar

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Aquí está todo...

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes