Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

jueves, 16 de septiembre de 2010

El miedo que describí en aquel post...

Dicen que va a llover, dijiste muy despacio, con voz de radio...
Y hoy que no estás, que has alargado distancias añadiendo kilómetros a nuestros lugares, hoy, es como si escribir fuera inncesario y se me hubieran desaparecido las cosas que decir y hasta las sensaciones que contar. Quizá porque te extraño o porque te sé lejos o porque puedo adivinarte como adaptándote a los corchetes entre los que nos padecemos, resignándote y acostumbrándote a sentirte así.
Hoy es una noche rara y me descubro totalmente rutinaria e incorporada al nuevo curso, a pesar de sentir que no alcanzo a la mitad de lo que debiera y encima llego al final del día en puro estado catártico cuando debiera perseguir el nirvánico. Lo sé. No puedo hacerlo mejor ni encontrar el tiempo para preguntarte cómo van los proyectos, cuántas veces has recordado hoy, esta semana, a quien disparó la foto azul que tanto me gusta o hacerte memoria de que habrá que visitar al dermatólogo en cuanto sea posible, sin pasar por intermediarias. A veces, entre las cosas, me viene el recuerdo de que no he podido preguntarte qué tal se siente él esta semana, cuándo vuelve a tocar tratamiento y si al final eligió imagen y sonido o no. Yo, lo confieso, creo que esta es la mejor opción pero, ya sabes, a mi las rimas se me dan perfectamente mal y se me aparecen ripios, los que detesto y más si se hablan con voz de cazalla y guitarra en mano. Y el rap es otra cosa. Tampoco sé si sabes tocarla [hablaba de una guitarra... lo recuerdo], aunque sepa que no me quieres cantar y que algunas noches tienes miedo. Como yo...

6 comentarios:

  1. Cuantas veces saltaste al vacío
    esperando un corazón mullido

    ¡ sí !

    ¡ dime !

    Cuantas veces tuviste miedo a tenerlo,
    a temer el miedo
    para después aterrizar de golpe
    entre suaves cristales rojos
    dolorosos y puntiagudos.

    Cuantas veces después del último impulso
    tuviste miedo al desastre
    al dolor de los otros
    al dolor que te causa
    el dolor de los otros.

    El amor es saltar al vacío
    y nunca llegar al fondo.

    ResponderEliminar
  2. TLS: Muchas, muchas... pero el miedo forma parte de la vida. Creo.

    Jei: tan dolent t'ha semblat? :(

    ResponderEliminar
  3. Claro que forma parte de la vida
    sino no tendríamos miedo.
    Creo
    ;-)
    Have a nice weekend!!!

    ResponderEliminar
  4. A la mierda el miedo. Hoy me ha salido del alma. Con perdón.

    Un beso. Con fondo de guitarra. Yo pasé de la guitarra clásica a los acordes de cantautor.

    ResponderEliminar

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Aquí está todo...

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes