Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

domingo, 10 de octubre de 2010

Qué fácil recordarte a veces...

Noche negra y un volante. Cuatro silencios, incómoda en la soledad de un domingo extraño. La carretera vacía pasa por debajo. Los árboles convertidos en sombras y canciones con voces rotas acompañadas de palmas. Me veo recordando y de pronto una letra me lleva de la mano a una habitación y veo [vuelvo a ver] las sábanas de grandes cuadros de colores en una cama grande y a ti invitándome. Mirándome a la cara, besándome con la boca, con las dos manos, envolviéndome, dándome las gracias por haber vuelto. Aprendiendo muy rápido que los regresos a ese tipo de lugares suelen ser maravillosos, como volver a un refugio si fuera nieva y el viento corta la piel. Regresa la letra y pide que te recuerde amándome. Y eso hago, a pesar de saber que la losa va a impedir que respire. Ya ha sido imposible detener mi paseo por los aledaños de todo aquello que compartimos, lo que te has llevado contigo, nuestros lugares y hasta las discusiones. Sobretodo los reproches. Pero lo difícil es repasar y nos repaso.

1 comentario:

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes