Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

martes, 9 de octubre de 2012

Has vuelto tú a mi memoria, de manera tan infructuosa e inútil como siempre...

[Qué título tan largo...].

Siempre con prisa y hoy no ha sido la excepción. Una dirección céntrica a media tarde, pero retrasadísima. Desde la Diagonal he escogido Muntaner para llegar a Aragón y a su flamante escuela de negocios [where business people grow...], sin caer en la cuenta de que esa era tu calle, la nuestra. Primero, he alzado la mirada a la izquierda, al primer piso, y nos he visto fumando en la ventana, en el intermedio de cada clase, apurando los minutos, las conversaciones, los silencios, el humo y los nervios. Inmediatamente después he mirado a la derecha, a la misma altura del principal, dónde vivías con tu madre y tres hermanos menores, dónde me enseñaste las caricias y los besos en largas tardes de estudio que no nos llevaron a ninguna parte a nivel académico [bueno, a mi a algún lugar impreciso; a ti, a un matrimonio fabuloso con un flamante heredero de esa burguesía empresarial tan nuestra... Me quedo con lo mio, por cierto...] y a tantos lugares en el plano sensorial. Nos he visto y al no reconocerte en la cara de nadie, he recordado que han pasado unos escandalosos treinta años. Treinta. 30. Y creo haberte encontrado dos veces durante ese lapso de tiempo, sabiendo que nunca te has marchado de nuestra ciudad, que sigues viviendo aquí, educando adolescentes despreocupados y difíciles, conviviendo con alguien a quien no amabas entonces, sin profesión conocida. Es imposible tanta crueldad y no sé si el destino es el único responsable. Tampoco sé si sería capaz de reconocerte hoy. No sé si te encontraría en la calle, entre tantas caras, entre bocas sonrientes, el cabello tan distinto. Ni tú. Ni siquiera tú y tampoco tú. No me adivinarías hoy, estoy segura y quiero seguir así, creyendo que nos sobrepasaremos por las calles céntricas que debemos frecuentar y nos omitiremos, sin querer, para siempre y para todos los restos de esta vida que avanza en décadas demoledoras, sin vuelta atrás...

3 comentarios:

  1. ... no remuevas el pasado ... ;)

    besos

    mizar

    ResponderEliminar
  2. Lembranza? Saudade? No son lo mismo

    ResponderEliminar
  3. mizar: se mueve solo!!!! :)

    cereza: llamémoslo nostalgia, ¿vale? esos besos...

    ResponderEliminar

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes