Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

miércoles, 6 de marzo de 2013

Como si bastara...

No quiero echarte de menos. Pero te echo.
Procuro pensar todas las cosas y enredarme en los detalles del cada día. Me entretengo con cuidado y prolongo las distracciones que me ocupan y preocupan. Hasta me concentro en los papeles que he perdido y lleno los vacíos y los tiempos que se mueren, entretanto.
 
No quisiera echarte de menos. Y, sin embargo, te echo.
Como si fuera incapaz de vencer al pensamiento, regresas. O faltas, que esa es otra historia. Para escuchar lo que quiero callarme e ignorar lo que jamás pienso decirte. Darme cuenta de que no estás en el lugar al que no sabes que perteneces.
 
Me gustaría no extrañarte. Y lo hago.
Como si fuera natural lo contrario, como si tenerte conmigo hubiera sido posible en algún momento. Como si nunca hubiera valorado vivir sin ti. Y me sorprendo a medio vivir, serena. Y reacciono y regreso al inicio de las distracciones y repito las rutinas de siempre, en medio de tu ausencia.
 
Sé que me convendría dejar de pensar en ti. Pero te pienso.
Lúcidamente, con nitidez y todas las ganas que la vida todavía no me ha quitado, que no he perdido, que no se han escapado y que conservo entre las manos, con fuerza, por si regresas alguna vez. Para regalártelas. Por si vuelves conmigo...

4 comentarios:

  1. Conseguiste recordarme a alguien al que durante mucho tiempo también eché de menos. Me pregunto si fue recíproco, creo que me hubiese gustado saberlo. ¿Has pensado en decírselo alguna vez?

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo nos iría la vida si pensáramos, sólo y exclusivamente en lo que nos es conveniente?
    ¿Cambiaría mucho la tuya, por ejemplo? Te pregunto porque creo que la mía no cambiaría en absoluto, salvo tal vez en tranquilidad y sosiego, a más, claro, a más. Aunque, pudiera ser que en algún momento, no tener un inconveniente en que pensar sea lo que desasosiegue...
    Un beso viajante, sparkling.

    ResponderEliminar
  3. M: este texto puede ser pasado y hasta suceder en el presente. Para un él o una ella. Es polivalente, así que me sirve para muchas cosas en un solo gesto. Diría yo que lo sabe... :) Y si tu te atreves a contárselo...?

    Silbante: acabo de leer tu sí, quiero y estoy muy contenta... mi vida cambiaría, también. No sé si a más o a la mitad... Te diré cosas inmediatamente y cuadramos. Un beso y una alegría. Gracias. :)

    ResponderEliminar

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes