Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

domingo, 13 de julio de 2014

Al principio de nuestros tiempos...

...leía tus líneas una y diez veces, buscando algún rasgo que se me hubiera podido escapar en la primera lectura. Esperaba impaciente tus breves correos, me sobreponía despacio a la sorpresa de los tres o cuatro largos que alguna noche me mandaste. Eras de pocas palabras, entonces.

...escuchaba tu voz con cuidado, buscando cada deje, el acento, los modismos, tus propias expresiones; miraba compulsivamente la pantalla, por si estabas ahí, en cualquier forma. Por si se había escapado una llamada inesperada, como lo eran todas. Por si entrabas en mi vida.

...no dejaba de pensar en ti. Y me debatía por dentro, confundida, consciente de las consecuencias de mis impulsos, los que no podía ignorar de ninguna manera. Y a cada segundo tomaba decisiones. Sin grandes dudas, solo un cierto reparo por el dolor que sin duda causaría.

...pensaba en cruzar océanos contigo o saltar de continente para verte unos segundos, solamente. Recordaba lo grande que es este mundo cuando se empieza a viajar, consciente de lo pequeño que queda cuando ya se lleva algún tiempo en marcha. Me ilusionaba cualquier destino, especialmente cuando hablábamos de tu casa o de una playa en las antípodas.

...me maravillaban tus puntos fuertes: la gente, los lugares, tus gustos, tus comportamientos y tu seguridad, tu desapercibida fragilidad a veces. Conseguí creer que éramos algo importante e invencible, que nadie podría dividir.

...al principio de nuestros tiempos, cuando mi confianza era ciega, nos divertíamos y nos abrazábamos durante horas, durante noches, enteras. Nos mirábamos las facciones borrosas y me decías: ... Qué?, muy dulce, como tímida. Y hacíamos planes a corto y nos enfrentamos a una situación crítica. Pero formaba parte del camino. Como las tardes de espera en tu casa, hasta en la cafetería y te daba la mano porque solo estaban los camareros, al principio. Luego llegó más gente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Aquí está todo...

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes