Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

martes, 1 de septiembre de 2015

La ya famosa épsilon...

Una nunca deja de aprender [recordar, digamos, con modestia] cosas y lo bonito es cuando tu descendiente te pasea su mano por la cara y te enmienda la plana. A mi me encanta esa sensación y la expresión de perplejidad que se me queda primero a mi y después a ella. Gana autoestima y yo le cedo un par de centímetros de mi primera línea. Ley de vida, en todo caso.
 
Yo, que estudié griego clásico un par de años porque entraba en el programario que me tocó en suerte, pensaba que me había aprendido algo tan elemental como esto que aparece en este link. Pero no. Resulta que no. Tantos años equivocadísima, con dignidad.
 
Ahora se trata de que el nombre que le había puesto a un detalle de mi existencia, como un hito, la marca, el punto de partida y el de cierre, que forma parte imborrable de mi yo anterior, del que he hablado en varias ocasiones aquí y en otros lugares, ¡no era una épsilon! Es una sigma mayúscula: ¡mi propia inicial real y de nick! Una S, de sonrisa. De sol. De tantas cosas...
 
Benditas casualidades. Maravillosos lapsus. Fantásticas coincidencias...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes