Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

lunes, 29 de febrero de 2016

Métodos, teorías y ningunas ganas de seguir...

Fue uno de esos domingos de sofá, manta de cuadros y Cohen, bajito. De ansiedad, angustia por la incertidumbre y mucho silencio. Acerté, en mis inquietudes y todo el espejismo pequeño saltó por los aires. Nada extraño, al final. Todo tan predecible que aburre.

Domingo de leer compulsivamente, de ver volar las horas en el minúsculo reloj de mi pequeño iPad blanco que sabe a tarta de fresa. Enlazando temas en busca de respuestas. Dicen que la respuesta está en mi interior. También me piden que escriba desde algún lugar distinto al corazón.

Y en ambos casos, desolada, abandonada, con lágrimas en las mejillas, me pregunto: cómo encontrar respuestas? desde dónde debo escribir, escritora? Nada. Es imposible. Solo recibo silencios. Y no encuentro respuestas, claro.

El camino acaba de empezar y voy mal calzada. Eso parece.

Domingo de música, velas y soledad. Aparece en mi vida la teoría del desdoblamiento, de Jean Paul Garnier Malet. Os la recomiendo, a las que estáis, como yo, tocadas por la búsqueda. No es tontería. Es un físico encantador que se explica bastante mal en un perfecto francés nativo que se empeñan en traducir en todas partes, como si escucharle en VO no fuera posible, aconsejable o recomendable.

El tipo me cae simpático por muchas cosas. Pero por una en especial: el Garnier que acompaña a su nombre es en reconocimiento y agradecimiento a su mujer. Su apellido propio es Malet. Me parece tan tierno y tan generoso y tan valiente o más que un anillo de boda, el propio enlace o los mil años de convivencia que arrastran consigo. Me refiero a su valor al aflorar ese respeto en público, ante la comunidad científica internacional.

En fin, que el señor bonachón y tranquilo hace décadas que descubrió que hay universos, moléculas y personas "duplicadas" en diferentes tiempos y que podemos establecer comunicación durante el sueño, en la fase REM o sueño paradoxal, durante el cual existen aperturas temporales. Y hace algunos años que se lo reconocieron, las autoridades científicas solventes. Encantador.

No os creáis que él lo explica mucho mejor... Que he tenido que escucharle y leerle durante horas. Para llegar a la conclusión de que es crucial el concepto de no pensar en hacer a los demás lo que no quisieras que los demás pensaran hacerte a ti.

Hay que andarse con ojo con los pensamientos que tenemos durante el día y, sobretodo, durante el presueño y evitar los juicios y las críticas. El pensamiento es energía, al final, y regresa. Y necesitamos agua antes de acostarnos.

Me da la sensación de que J.L. Parise se ha "inspirado" en Garnier Malet para su teoría de la magia.

Sea como sea, entiendo que mi hiperactividad mental y mi hipercreatividad puedan haber encontrado una explicación plausible y que mi doble y yo tenemos larguísimas charlas durante mis noches. 

De hecho, ayer le pedí por ti, por nuestra alianza, por un poco de nuestro futuro. Y hoy ha habido diferentes desastres que desestabilizarían al más grande y fuerte de los colosos. Así que ahora me tocaría entrar en la fase de la duda y el conflicto interno o el gran examen, que equivale al paso 5 del método de la magia del propio Parise. Y estoy hasta el cuello. Y tocaría luchar y pasar al paso 6, en el que la energía fluye imparable. Por dentro estoy muerta.

Completamente.

Y deseando morir...

sábado, 27 de febrero de 2016

Amar bien, es esto...

"puedo vivir perfectamente sin ti, pero prefiero mil veces compartir la vida contigo. Y reírme, dar la mano, acariciar, creer y confiar, entregarme entera y para siempre"

jueves, 25 de febrero de 2016

Un poco de Shakespeare...

Mucho sin sacar del estómago las letras que se amontonan, después de tanta ausencia, kilómetros, palabras, secretos y silencios. Impactos y algunas lágrimas, lentas, tranquilas, indoloras, como de felicidad. A veces.

También mi maleta mediana quedó sin deshacer anoche, de tan tarde que se hizo ayer que pasó a ser hoy y me atrapó en pié todavía. Rompo rutinas y no salgo afectada. Expongo públicamente y ya no se me seca la voz. Me doy cuenta de que sigo mutando, todo está bien.

Bueno, somatizo un poco y me contracturo, pero me habían avisado, así que no hay sorpresas. También me hablaron de enfermedad si no tomaba medidas. No tengo claro que me haya decidido a escuchar a mi mente para que el cuerpo deje de dar gritos como un descontrolado. Exagero.

Revisité estos días una vida reciente, que dejé atrás, para ver que ya no pertenezco ahí, que no hay camino, que pasé de pantalla y soy otra, tan alejada de quien fui. Porque lo que sucede, lo que no sucede, nos enseña tanto que dejamos de ser y hasta aprendes que los espejismos existen pero no por eso son reales.

Me hacen comprender que al final soy algo que nunca creí: resiliente. También pienso en ello, a ratos.

La vida es bondadosa y me rodeo de personas iguales, fáciles y generosas. Me han regalado muchas cosas recientemente: amistad y largos paseos, una libreta en blanco y una bicicleta azul metalizado, de alambre; algunas fotos; un colgante azul y un par de noches de hotel, unas cenas y un pequeño manual de mindfulness, también. En su contra, esta frase del Acto II de Hamlet: 'No hay nada bueno ni malo; es el pensamiento humano el que lo hace aparecer así'.

No sé si es el pensamiento el único responsable. También influyen los condicionantes sociales, por ejemplo. Y lo que se nos transmite de generación en generación. Pero pienso en la bondad y la maldad. En lo correcto o lo incorrecto. En el camino a seguir y el tiempo que queda para reprogramarme de pies a cabeza, sobretodo en el tiempo material que voy a necesitar para aprender las nuevas normas que van a regularme en adelante. Querer es poder. Y yo querer quiero mucho...

domingo, 21 de febrero de 2016

Al final empezaste por el principio...

Hoy comienzo por el título, contrariamente a lo que es habitual aquí. Lo apunté en la servilleta de papel que se vino conmigo en la Moleskine negra que ahora me acompaña y me sirve para anotar todas las pistas, los indicios, las ideas y los datos importantes que, de otro modo, olvidaría. La mala memoria va con el diagnóstico y pasará, cuando todo haya terminado. Me preocupa relativamente, entre el setenta y cinco y el ochenta, sobre cien. Mucho, como es de ver. Porque olvidar cosas importantes para los demás es doloroso también para quién no puede recordarlas y debe convencer de que no es por falta de interés sino por incapacidad material. Duele bastante, si.

Al final una empieza por el principio, dijiste. Incluso por los laterales y los vertices, según parece. Ha comenzado el camino, la busqueda, el viaje iniciatico. No hay respuestas, solamente cientos de metodos y de maestros. Vas descubriendo y lees, estudias, abres la mente, revisas los detalles insignificantes, necesitas todas las respuestas, hablas y hablas, revisitas lecturas, conversaciones y momentos, preguntas. Es importante que te sientas acompañada, que alguien te ancle y te sujete por los pies, a un metro de la tierra, antes de alzar el vuelo. Hay momentos de duda, miedo y mucha soledad, también de libertad. Vas por el camino correcto, solo debes continuar. Y buscas almas gemelas. Y comprendes que somos maestros de cosas pequeñas, alguna vez en nuestras vidas, para quienes nos vamos encontrando por los caminos. Y ellos lo son para nosotros, para los demás. Y un día comprendes para qué viviste algo, con alguien, en algún lugar, esos momentos...

Solemos ser útiles, excepto cuando dejamos que nos gobiernen los instintos más básicos.

Nos sentamos a oscuras en uno de los tres o cuatro escalones frente al gran Antonio López, sintiendo que abrían el espacio solo porque habíamos decidido entrar, como niños, de pronto, improvisando. A solas, desde ese lugar, todas las obras expuestas, puestas, colgadas, estudiados los ángulos, el lugar y la luz. Parecía la tierra castellana y una mujer joven medio vestida, dormida a lo largo y descansado su cabeza sobre los dos brazos flexionados, como si fueran la almohada [bonita palabra de orígen árabe...]. Soñaba castillos, suspendidos en el aire, muy arriba, pero por qué una vela blanca en medio del desierto ocre? Dime! No, esas rocas no son de aqui, podrían ser de una bahía mediterránea. El color engaña nuestras mentes y asociamos el marrón a las tierras cuando es una marina y la esperamos azul.

Seguimos caminando entre esculturas, fotografía cubana y pinturas de gran formato. Disparo unas fotos en silencio. Me cuentas que el guarda del museo es un poeta amargado y de pronto me embarga un poco de pena...

lunes, 15 de febrero de 2016

Mi nueva concepción, la búsqueda y la persecución de la nueva era...

Saludo desde aquí, en el sofá, a Asturias y Galicia, además de a muchos Madrides, que se conectan repetidamente a este lugar. Hacía días que quería agradecer públicamente su interés, porque he aprendido a vivir dando las gracias, en esta etapa nueva de doble concepción que estoy improvisando un poco pero con toda la conciencia, bloc, pluma y hasta un rotulador rosa.

A veces me pongo a cientosesentaycinco sobre dos ruedas. Otras veces decido quedarme en cama un domingo durante horas. Y devoro letras, palabras, voces. Hago estiramientos y medito. Y apunto lo que va a ser lo siguiente que servirá para tirar del hilo y deshacer lo indivisible, en busca de las preguntas esenciales. Estoy segura de que existen respuestas, satisfactorias, reveladoras, que abrirán la nueva era. Aún no estoy. Lo sé. Falta mucho todavía. Pero aguanto.

Hoy no voy de campeona. La sesión de samma me está tumbando, me ha removido etapas recientes y de pronto tengo un vacío aplastándome el plexo solar, atrapado en la garganta, pegado a la mucosa de la tráquea, bajo la base de la lengua, en las amígdalas. Puedo llamarlo soledad. De esa indeseada que hacía días que no me visitaba, la que tenía controlada cuando estuve más fuerte. No hoy. Hoy no. Era de esperar. Una no puede mover cimientos y esperar a salir de rositas por la puerta grande. Una no puede jugar con cojines de colores, representar su propio caos, llorar un rato y compartirlo creyendo que el cuento no va conmigo. No. No pasa de largo. Salpica, afecta y duele. No podía ser de otra manera, al final.

Lo sé y lo sabía. Supe que tras la subida vendría una caída bien alta. Y aquí estoy, viéndolas venir, a punto de huir una semana de este lugar que me atrapa, como engañándome pensando que la distancia solucionará algo. Creo que con suerte distraerá esta cabeza que no descansa ni un segundo, con prisa por llegar a la siguiente etapa, a la nueva fase, a lo que tenga que ser y venir. Sé que me estoy despidiendo como si fuera a morirme. Y eso que, mucha broma, al final nunca compré la insulina...

sábado, 13 de febrero de 2016

Lo que hay, hoy, y lo que sentí...

Perseverante y disciplinada, sigo. Averiguando, estudiando, aprendiendo, tomando notas, visualizando, hablando muchísimo. He constelado y no ha dolido, como suponía. Ayuda a ordenar, disponer, visualizar y verbalizar. Hacerlo mano a mano con el terapeuta no sé si es bueno o malo pero ha sido útil y no he sentido timidez ni vergüenza, como hubiera sido normal. Somos mucha gente en este momento de mi existencia. Demasiada. Prometo que me esfuerzo por separar y comprendernos a todos, tan cruciales, pero me declaro incapaz en muchas ocasiones de darle a cada uno lo que se merece, aunque sea el silencio, una negativa o la indiferencia. Porque no todo el mundo es acreedor, ahora, de largos abrazos y besos infinitos que reconfortan, recomponen, recargan y, simplemente, te hacen sentir que vivir vale la pena...

Volver a casa es algo muy difícil de explicar. Hay imagenes que se han incrustado en el córtex para siempre, frases oídas por casualidad y que no se repitieron, entre susurros, canciones cantadas al oído, muy bajito; declaraciones increíbles pero rigurosamente ciertas, idénticas a mis propias manifestaciones. No tengo idea de lo que ha de suceder mañana. A partir de entonces. Me basta lo que he vivido, en ese largo paréntesis en el que nos introdujimos, para empujarme hacia adelante. No sé hacia qué lugar van nuestros caminos, nuestras mentes, nuestra existencia y el futuro. Confieso que ha dejado de preocupar, hoy. Solo me dejo llevar. Me quedo con lo que fue real, lo que pude tocar y saborear, las miradas y la piel, las caricias y la voz. El sentimiento. Único, exclusivo, increíble, inolvidable...

martes, 9 de febrero de 2016

Spoiler de Carol. Muy breve...

completamente enamorada de su americana de cuadros. Cómo le sienta el visón....

lunes, 8 de febrero de 2016

Planetas, aprendizajes y alta velocidad...

Yo juraría que tengo a los planetas más chungos de todos metidos en la misma Casa y dándose de bofetadas. Lo mío es un sinvivir y cada día una especie de aventura. Me muero de ganas de cerrar etapas, desear suerte y buenos vientos y recomenzarme, otra vez, con las ganas de siempre, dándome nuevas oportunidades.

Me están enseñando muchas cosas. Estoy aprendiendo con mi característico apetito voraz. Me acompañan en el camino [o no]. Tomo medidas y me escucho. Viajo hacia adentro y en silencio ahora que sé que el silencio es útil. Sé que hay un plazo simbólico y a la vez diabólico que presiona en un par de direcciones, mientras jugamos a las sombras chinas. Quiero hacer todos los deberes, limpiarme de lo accesorio, renovarme completamente, llorarlo todo y regresar al lugar que ahora procede.

Me pregunto cuál es...

Quiero romper el karma puntualmente para entrar en una etapa pacífica y divertida en la que se cumplan todos los requisitos. Para vivir sin elementos tóxicos que puedan manipularme para luego reprochar cosas horribles, poner ultimátums [éste plural en latín debe ser incorrecto...] y prometer imposibles indeseados. El tren pasa una vez. Sólo una. Y yo viajo en AVE... [Uy, es cierto... lo olvidaba! y soy prepotente!!!!].

domingo, 7 de febrero de 2016

Soy la mujer más sola del mundo...

No tengo idea de cómo lo ha hecho pero me conoce. Esa mujer me conoce bien y nos hemos visto tres veces, si no voy equivocada. 

Los años se nos suceden y escapan, somos coetáneas y coincidimos en nuestras cruzadas. He optado por tenerle un respeto sincero y profundo. Es confiable y sólida en sus percepciones y opiniones. Está viendo llegar y partir a todos los que pasan por mi vida, a quienes se quedan.

A veces es como si la viera enarcar una ceja y hacer una mueca con la boca, desaprobándome de pies a cabeza. Y la tía acierta. Antes de que yo sospeche que voy a salir dañada.

Mujer perspicaz e inteligente.

Hoy me ha dicho que soy la mujer más sola del mundo... Entrecomillo su whats, parcial: 'siempre te ha dado miedo estar sola...y a lo mejor es que eres una mujer llena de soledad. Cuando te conocí, me pareciste la mujer mas sola del mundo. Si, tenias pareja, ex varios, hijos, familia, trabajo, amigos... Pero tu esencia era solitaria. Solo te llevabas a ti misma. Lo demás, una mochila de la que conocías los kilos de cada compartimento.'

Sola aún acompañada. Sola en pareja. Profundamente sola y asustada. Desde siempre, desde los abandonos infantiles y los adolescentes. Sola y desconfiada, esperando el vacío que le sigue a la felicidad. Sin excepción.

Justo hoy, que estoy decidiendo no llenar más mi mochila y revisar lo que voy a llevar ahí dentro en adelante...

Gracias por abrirme los ojos, escritora. Gracias por estar al otro lado sin que haga falta pedirlo. Gracias por acogerme para nuestro segundo paseo alrededor de tu mundo. Gracias por seguir ahí. Quizá baste con un 'gracias', verdad? Ya las dos sabemos por qué...

sábado, 6 de febrero de 2016

Un sábado en la playa...

Nueve kilometros y doce mil pasos. No son firmes, todavía. Cientos de miles de palabras que fluyen cuando hay tanto que decir y preguntas que responder. El viento en la cara y el pelo revuelto. Palas y añorar el verano, correr desnuda en el sur o el no tener frío. Reir por proezas que no lo son tanto pero que nos sorprenden, sentarnos sobre cualquier cosa y admirar el ocaso naranja sobre este Mediterráneo tan lleno de metales pesados, como el aire que respiramos.

Una piensa en alejarse de aquí en cuanto sea posible, si se puede. Y luego se da cuenta de que a veces puede ser imposible...

jueves, 4 de febrero de 2016

Sexo, enamoramiento y mangos...

Tener sexo con alguien con quien has estado vinculada emocionalmente antes es como la vuelta a casa para un vagabundo después de andar perdido. Quizá los sentimientos sean diferentes y solo se busque el abandono, el lugar seguro, seguir un camino conocido que lleva a buen puerto. Dar una mano de piel familiar, acariciarte un poco a ti misma.

Cuando te has enamorado antes no es posible conformarse con alguien que te quiera y dejarse llevar, sin climax ni sentimientos a flor de piel. Si antes has vibrado con la mirada de unos ojos que de lejos te erizaron la piel, ya no es aconsejable instalarse en una relación simplemente cómoda. El tiempo habla.

He comido un mango. Esa fruta maravillosa que se me lleva a Asia, esa tierra que añoro como si me hubiera visto nacer. Esa fruta incómoda de pelar, jugosa, como lubricada y de un delicioso color naranja, aroma inolvidable. 

He cerrado los ojos a medio postre, he echado la cabeza sutilmente hacia atrás, como si procurara masajear mis cervicales, tan cansadas, y he aparecido por un segundo en una isla turquesa de las antípodas, en el salón de nuestra cabaña de madera y cama con dosel y mosquitera, con bikini y pareo (los musulmanes no son felices viendo la carne de las mujeres y ya se sabe: en Roma compórtate como los romanos... Si te rebelas te lapidan. No es plan), la piel tostada y sudada, música y ventilador en el techo. Y el mango recién cortado que nos cascamos con un poco de jamón ibérico...

lunes, 1 de febrero de 2016

Confieso...

...que me estoy reinventando y reconstruyendo. Cada día, con hoja de ruta o improvisando. A veces caótica, otras tan metódica, quizá más que nunca. Psicología transpersonal o bioenergética y PNL. Meditación diaria y algo de reiki. Gestalt. Silencio.

Confieso que soy distinta y que no me interesa si hoy soy o no mejor, aunque lo sospecho. Y se me despierta la minúscula parte bondadosa que conservo todavía para contarme al oído que los corazones son para amar. No para jugar. Y yo no quiero doler, a nadie más. Ni que se me escape de las manos. Aunque en la derecha siga teniendo un pulgar con un lunar de nacimiento que algua vez me han besado con los ojos cerrados.

Voy a ser diferente, a partir de ahora. Y, como suele decirse, que Dios nos ampare...

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Aquí está todo...

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes