Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

martes, 14 de junio de 2016

TLP...

Anoche empecé psiquiatría. Sí. Me contaron de alguien, un caso especial y bastante interesante, que no conocía. Me refirieron un trastorno [palabra más fea, sin la n, ¿no?] perceptible hasta en la distancia. Me mandaron un par de links y una recomendación. Y yo, obediente en este tipo de peticiones, me sumergí en la lectura consciente, tumbada en el sofá, con ganas de sabérmelo todo, como si eso fuera posible.

Me dijeron que ese alguien tiene un patrón de conducta: no sabe amar. Y eso le conduce a ser infiel con todas sus parejas. Todas y sin excepción. Más o menos importantes: desde el marido con el que convivió diez años y saltó al otro bando, hasta todas y cada una de las mujeres con las que ha estado desde entonces, de manera individual o simultaneándolas a todas o unas cuantas. Todas esas mujeres han sido traicionadas. Sin excepción. 

Es infiel y no puede guardar el respeto debido, forjar relaciones serias, dejarse amar bien. Hay episodios recientes, muy frescos, que demuestran una recaída tras algunos meses de ligera estabilidad; todo fake, claro. Esos episodios explican que las aguas regresan al cauce natural y contra natura de las que ella ha bebido desde su más tierna infancia. Destroza y despedaza a sus compañías, naturalmente. Y no vuelve la vista atrás más que para sentirse útil y obtener reconocimiento de sus víctimas.

Es egoísmo. Es inconsciencia. Es divertimento. Narcisismo. Pérdida de la percepción de la realidad. Y muchas otras cosas referidas con su imagen y su desatención a su propio cuidado. Eso me dicen, sí.

Ignoramos el momento en el que se produjo el trauma durante la infancia, pero existen también causas biológicas, probablemente. Fácilmente diagnosticable con varias analíticas simples y otras pruebas indoloras. En manos de expertos, naturalmente.

Me dicen que esos comportamientos en los que alguien precisa traicionar la confianza de su acompañante/compañera/amante para sentir que se vive al límite tienen un nombre. Alguien experto me cuenta que el trastorno [sí, es horrible, sin la n...] no es tontería. Pero tiene arreglo. Esa es la parte buena para después de tomar consciencia de que el problema existe y hay que tratarlo. Porque, claro, lo primero es reconocerlo y dejar de negarlo. O conocerlo y llegar a la conclusión de que eso es realmente lo que puede explicarlo todo. Y tú sin saberlo. Vaya...

Vivir haciendo sufrir es difícil, aunque pueda parecer divertido, desordenado, risky y tal. Porque vivir comportándose como una cría caprichosa e inmadura en la segunda mitad de la treintena también hace sufrir. La vida pasa facturas, siempre. Y las traiciones vienen de fábrica con efecto boomerang. Todo nos es devuelto, a la larga. Las bondades y sobretodo las traiciones y los daños.

Resulta también que el alcohol y la cocaína, por ejemplo, son malos compañeros para el trastorno. Lo desencadenan, lo multiplican. Otros psicotrópicos y estupefacientes y substancias extrañas, también. Y sucede lo mismo con los excesos, que potencian los desarreglos psíquicos y pueden desencadenar otras cosas. Nada nuevo.

Os dejo el link para que descubráis el nombre del problemón.


Me atrapó como el mejor de los best seller leídos en los últimos años. Me abrió los ojos, me despertó.

No os perdáis la lista de los síntomas:

"Criterios diagnósticos según el DSM-IV:
Síntomas afectivos
1.- Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo (p. ej., episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad, que suelen durar unas horas y rara vez unos días).
2.- Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlarla (p. ej., muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).
3.- Sentimientos crónicos de vacío o inutilidad.
Síntomas impulsivos
4.- Comportamientos, intentos o amenazas suicidas recurrentes o comportamiento de automutilación.
5.- Un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por extremos de idealización y devaluación.
6.- Impulsividad en al menos dos áreas que es potencialmente dañina para sí mismo (p. ej., gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida). Nota: no incluir los comportamientos suicidas o de automutilación que se recogen en el criterio 4.
Síntomas interpersonales
7.- Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginado. Nota: no incluir los comportamientos suicidas o de automutilación que se recogen en el criterio 4.
8.- Alteración de la identidad: autoimagen o sentido de sí mismo acusada y persistentemente inestable.
Síntomas cognitivos
9.- Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves."

El entorno debe ayudarles a que reaccionen y se pongan en manos de expertos. Sin mentir. Procurando encontrar soluciones, que las hay. Ellas solitas difícilmente se darán cuenta de que necesitan ayuda, tratamiento, cuidados y seguimiento.

Desde aquí, desde la distancia, le deseo mucha suerte a la afectada, a la enferma y también a mi amiga. Ojalá la primera encuentre remedio y paz y sea capaz de amar y hacer feliz a alguien, alguna vez. Parece que solo sabe hacer llorar y convertir en infelices a quienes la acompañan, la pobre...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes