Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

martes, 30 de enero de 2018

Shen o un relato erótico... Capítulo VIII.

Y me asaltan dudas y miedos y hasta vergüenzas. Incluso los "What if..." de turno se deslizan por mi mente, aunque trato de dar respuestas a todos, deprisa, con firmeza. Esto no puede seguir así, porque simplemente no puedo seguir resistiéndolo, ni siquiera quiero resistirme más.

Ha sido todo tan rápido que, al abrir la puerta, me encuentro a Shen frente al mostrador revisando unos papeles. Su próximo cliente, deduzco. Me acerco por la espalda y la sorprendo con un improvisado y tímido "¿Podemos hablar un momento, por favor?". 

Con las dos manos abiertas y con las palmas hacia arriba, Shen me señala el camino hacia una pequeña sala, anaranjada y de luces tenues y olor a sándalo. La música es la de siempre. La expresión de su cara es una mezcla de sorpresa, curiosidad e impaciencia. Me pongo muy nerviosa y reconozco los latidos de mi corazón en la garganta pero arranco, improvisando:

- Shen... perdona pero necesito hablar contigo...

- No me llamo Shen... Lawan. Mi nombre es Lawan. En mi país significa "bella"... 

Precioso nombre para esa mujer, pienso.

- ¿Y tú? ¿cómo te llamas tú? - Me pregunta con una media sonrisa y algo parecido al interés.

- Me llamo Anna. También es muy común aquí.

Sonreímos mientras cruzamos la mirada y nos observamos, con curiosidad, como si ninguna tuviera prisa y ahí fuera no hubiera nada que hacer. Nunca.

Shen guarda silencio y con la mano derecha me retira el pelo de la mejilla, acomodándolo detrás de mi oreja izquierda. No sabe que es imposible que aguante ahí más de tres segundos y repite la operación, riendo en voz baja, divertida, consciente de que el gesto lo llena todo y que a mi me ha cortado el discurso y la respiración. Me mira de frente. Directamente a los ojos, por primera vez. Me ruborizo y bajo la cabeza para no ser descubierta pero sigue riéndose, ésta vez de mi. Está alegre. Se le nota. Mucho.

Balbuceo algo parecido a un "Shen, de verdad, tengo que hablar contigo... Yo no puedo seguir así..." que suena entre súplica y ruego.

Y Shen se levanta y me toma la cara con las dos manos y, también por primera vez, me besa muy suave los labios, me mira y suspiro. Es imposible, imposible. Me desespero.

- Shen, por favor...

- Dime, dime... Perdona...

Pienso que se defiende muy bien en nuestro idioma, a pesar de tener un dulce acento oriental.

- ... es que desde que te conocí no puedo dejar de pensar en ti, Shen... No dejo de pensar en ti. ¡No puedo!

- (...)

- ... y necesito saber si esto es normal para ti o hay algo distinto, si puedo verte en algún momento fuera de aquí, si sólo yo voy a volverme loca... Hablaba en voz bastante baja pero desesperada porque la situación empezaba a escaparse de mi control.

- Anna... ven, acércate... Me abraza con cuidado, dejando que mi mejilla repose sobre su pecho, que recupere la respiración y me serene. Me acaricia el cabello, la cara y me aprieta contra sí para retenerme, moviéndose ligeramente como si quisiera hacerme dormir.

Se incorpora y me levanta con ella, sujetándome por los antebrazos y sus manos, como danzando, suaves y algo frías, me rodean la nuca y acompañan mi boca hasta la suya. Otra vez. Los besos me envuelven toda y me promete algo así: "Anna, te voy a hacer la mujer más feliz del mundo... ven...".

Y ya es imposible seguir hablando con ella...



lunes, 15 de enero de 2018

Shen o un relato erótico... Capítulo VII.

Toda la felicidad que siento allí dentro, como una euforia desconocida e incontrolable, se desvanece al cerrar la puerta del local. Camino cabizbaja y ausente, sorprendida de que algo de esa magnitud pueda sentirse en algún lugar de este mundo. De que haya personas afortunadas que lo hayan vivido solo una vez en la vida.

Y me asaltan las ilusiones, las ideas y los proyectos, las propuestas y los planes. Por la espalda pero sin traición alguna. Regresaría sobre mis propios pasos corriendo para decirle que quiero vivir con ella, compartirlo todo, viajar a Indonesia y a Atacama, dar varias vieltas al mundo, mudarme de país dejándolo todo atrás y comprar una casa en la playa de su paraíso preferido.

Necesito poder hablarle, mirarla a la cara, llenarla de besos, cuidarla y arrancarle la pena que lleva escrita por capítulos largos en cada mejilla. Quiero tenerla cerca y para mi sin distracciones ni interferencias para poder conocerla y saber si lo que siento tiene algo de real o es consecuencia de tanta soledad o de la borrachera del momento inmediatamente posterior a uno de los orgasmos más intensos que pueden sentirse.

Shen está resultando el mayor descubrimiento de la vida, quien provoca sensaciones nuevas y desconocidas, las manos que la elevan al cielo con una sola caricia y es imposible dejarla escapar. Imposible. Es irrepetible. No hay dos, seguro. Voy a perseguirla y para demostrarlo voy a retroceder sobre mis propios pasos. Ahora mismo. Me doy la vuelta. Me coloco el bolso en el hombro izquierdo y comienzo a caminar con pasos ágiles y apresurados. Tenemos que hablar...

Follow by Email

Aquí está todo...

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes