Aquí se viene a jugar con las palabras. A vaciar nostalgias. A comprender miradas y silencios. A compartir sin disfraces. Con seudónimo pero el alma verdadera...

miércoles, 6 de marzo de 2013

Quería sólo dejar constancia que no te cambiaba por nadie...

Es una casa de campo, en un campo cercano a la gran ciudad, recién rehabilitada persiguiendo determinados origenes familiares, entre viñas. El lugar perfecto para evitar interrupciones innecesarias. La sala contiene una mesa rectangular que hace las funciones de mesa de trabajo para vestir luego un sobrio mantel de grueso lino gris, pulcra e impecablemente planchado, transformándose en cómodo comedor. Sus correspondientes sillas y alguna que excede las necesidades. Algún aparador, un platero y un par de estanterias de madera. Todo pintado en una gama de blanco a gris medio, decapado. La tapicería y los cojines siguen la misma combinación cromática. Velas sin encender en diferentes lámparas de cuatro brazos, bajas, con lágrimas y el absoluto protagonismo para una chimenea, que ha estado siempre encendida, acompañando y moderando el frío húmedo de hoy. También aquí ha llovido todo el día, dulcemente...

Ubicada a la diestra del anfitrión, he tenido durante todo el encuentro (es el embrión de futuros próximos de enormes magnitudes) una ventana de frente, a través de la cual  me alejaba y volvía a regresar; he adivinado árboles mojados, lluvia, un cielo con niebla baja y toda la nostalgia. Me he dado cuenta de que todavía es invierno, a pesar de que los días se alargan y ya es perceptible. Como cuando aterricé en el sur y me encontré con una puesta de sol de un rojo intenso, tan inolvidable como tu fuerza. Y necesito la primavera como te necesito a ti...

Haz alguna maleta y vente conmigo. Hay playas de azul turquesa y arena rubia. Lo sabes? Hay lugares en los que basta con algo de calzado y un par de pareos. Conozco azules profundos que se navegan a nueve nudos y el viento te despeina. Tomar un avión y amanecer a seis mil millas y veinte mil pies, contigo. Despertar a media noche entre urgencias y que sea imposible la reconciliación del sueño hasta la rendición del agotamiento. Sentir hambre y sed y volver a empezar por un rincón inexplorado de tu piel, de cada uno de los pliegues. Y regalar lo que solo una vez antes. Volver a sentirse, volver a empezar, en todos los lugares del mundo. Tan lejos y tan cerca...

[El título del post no es mio, si no un regalo. Tiene dos lecturas, aunque quien lo pronunció pareció no ser consciente de ello: me fue dicho en la acepción menos posesiva de las dos posibles. Que conste].

3 comentarios:

  1. Oiga usted, lo bien que invita a viajar, y también a viajar. ;)
    Un beso, sparkling

    ResponderEliminar
  2. silbante, silbante, silbante: bienvenida!! ¿Viajamos? al oeste, al este... No importa el destino si no el camino, ¿no? Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, sparkling, lo mejor es el camino.
    Está usted muy sabia. O lo es.
    :)
    Un beso.

    ResponderEliminar

No serás de l#s que creen que intimido y por eso no comentan nunca, ¿verdad? :) ¡¡Venga!! ¡¡Anímate!!

Follow by Email

Se ha producido un error en este gadget.

Aquí está todo...

Acerca de los datos personales

Mi foto
Si. Claro. Cómo si fuera tan fácil hacer una definición completa y, además, ecuánime de una misma a estas alturas de la vida... Creo que, por lo menos, necesitaría un fin de semana. ¿Hace? ¿Si? :)

Por si se pierde algo...

24log

Free clock for your web page relojes web
Besucherzähler
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Number of online users in last 3 minutes Number of online users in last 3 minutes